¿Qué hago si mi perro tiene ansiedad?

Facebooktwittermail
perro-ansiedad

La ansiedad en perros va asociada a la raza y al carácter de cada uno. Podemos observar que nuestro peludo presenta ansiedad si se muestra nervioso, inquieto, tiene necesidad de morder, ladra o no es capaz de concentrarse.

Existen muchos tipos de ansiedad que afectan a nuestro perro como pueden ser la ansiedad por separación, ansiedad por comer o ansiedad por una reciente adopción entre otras.

En este artículo nos vamos a centrar en la ansiedad generalizada que afecta de manera negativa y hace sufrir en mayor o menor medida a nuestro perro.

Principales causas de la ansiedad en perros

Según numerosos estudios, la ansiedad es un problema que afecta a más del 60% de la población canina, por eso si tu perro sufre de ansiedad, no debes preocuparte porque existen terapias y ejercicios que poniéndolos en práctica les ayudamos a cambiar esta conducta.

Las principales causas suelen ser:

  • Carácter del perro: en muchos casos no hay una causa definida que provoque la ansiedad, simplemente va en la propia personalidad del can.
  • Adopción: acabamos de adoptar a un perro ya sea cachorro o adulto y la adaptación al nuevo hogar y familia le produce inseguridades y desconfianzas que le producen ansiedad.
  • Miedos: los ruidos fuertes como la pirotecnia o el ruido de una moto les producen nervios y estrés.
  • Separación: el simple hecho de irnos a trabajar o ausentarnos de casa durante un tiempo hace que el perro sienta miedo por abandono y piense que no vamos a volver.
  • Falta de ejercicio o actividad física.
  • Falta de trabajo mental y olfativo.

¿Cómo detecto que mi perro tiene ansiedad?

La mejor manera de poder detectar la ansiedad en perros y por lo tanto ayudarles si la sufren es mediante la observación de su conducta, si ves que tu perro muestra alguno de los siguiente comportamientos seguramente estaremos hablando de ansiedad:

  • Se muestra inquieto e inseguro, no encuentra un lugar en el que estar cómodo o relajado y por ejemplo, nos persigue por la casa.
  • Siempre está alerta: al mínimo ruido estará tenso, con las orejas tiesas y los músculos contraídos.
  • Muerde todo lo que está a su alcance: cojines, almohadas o muebles.
  • Hace sus necesidades en casa aunque este acostumbrado a hacerlas en la calle.
  • Ladra, aúlla y llora en exceso.

Consejos y ejercicios para tratar la ansiedad en perros

  • RUTINA: es importante, dentro de nuestras posibilidades, mantener una rutina diaria. Como rutina entendemos sacar al perro más o menos sobre las mismas horas y dedicar una de las salidas a dar un buen paseo, correr o jugar con otros perros. Intentar que las comidas sean sobre la misma hora y que tenga sus tiempos de descanso en casa.
  • EJERCICIO FÍSICO: No está demostrado que un perro cuanto más corra y más ejercicio haga, signifique que va a tener menos ansiedad porque esté más cansado. El perro necesita hacer ejercicio pero moderado. Si acostumbramos al perro a correr mucho, a perseguir mucho las pelotas, al final estamos haciendo de nuestro peludo un atleta, esto quiere decir que cada día exigirá correr más y más ya que se ha acostumbrado a un ejercicio excesivo.Nosotros queremos un perro que esté equilibrado, que esté en forma pero sin llevarlo al límite porque eso no le cansará más, le creará más ansiedad.
  • TRABAJO METAL Y OLFATIVO: tanto en casa como en la calle tenemos que ayudar al perro a trabajar el cerebro y eso lo conseguimos trabajando el olfato. Ya sea con su propio pienso o con chuches trabajamos la obediencia, premiándole cuando lo haga bien, esconderemos pienso o chuches para trabajar el olfato y que lo encuentre o incluso con mantas y alfombras olfativas. En la calle podemos ayudar a que vaya más tranquilo tirando chuches en el suelo y que durante un rato esté buscándolos mediante el olfato. Este trabajo olfativo hace que el perro adquiera un alto grado de concentración a través del olfato y el cansancio sea igual de efectivo al de hacer ejercicio físico.Es importante hacer este trabajo todos los días unos 15 o 20 minutos. Poco a poco notaremos que el perro va ir estando más tranquilo y con menos inquietudes.
perro-olfateo
Zoe practicando ejercicios de olfateo.
  • RACIONAR LA COMIDA: Es importante reducir la comida, durante los primeros días que comenzamos el trabajo de olfato no hay problema en que el perro coma una vez por la noche, el resto del día el pienso podemos ir dándoselo mediante los ejercicios olfativos. Es difícil trabajar con un pero que no tenga hambre. En un par de días vuelves a darle su comida dos veces al día, sin dejarle comida en el cuenco.
  • LLEGADA A CASA: Cuando llegamos a casa el perro tiende a ponerse nervioso, saludarnos efusivamente, subirse por los sillones y encima de nosotros, esta conducta es muy importante que la controlemos no saludando hasta que el perro se haya tranquilizado, nos pondremos de espaldas a el para que no se nos suba y seguiremos con nuestros quehaceres en casa hasta que el mismo se tranquilice, un vez que ha dejado de mostrar este comportamiento es entonces cuando nos acercaremos a saludarle.
  • ANTES DEL PASEO: La actitud y conducta que muestra el perro antes de salir de casa, marcará el tipo de estrés con el que va a salir a la calle y como será el paseo. Por ello es importante practicar algunos de los ejercicios de obediencia y olfato antes de salir de casa. De esta manera conseguiremos bajar el nivel de ansiedad con el que sale a la calle.
  • PELOTAS: Si tu perro tiene obsesión con las pelotas, frisbees, etc…y tiene ansiedad, hay que obviar este tipo de juegos que le refuerzan la posesión y el nerviosismo. Cámbialo por paseos tranquilos y un día cogerá un palo, otro día una botella (son llamadas de atención porque quiere su pelota o juguete), pero mientras que nosotros sigamos andando y no le hagamos caso, el perro continuará con su paseo.
perro-pelotas
Zoe jugando con pelotas. (Finalmente conseguimos quitarla la obsesión con ellas)
  • DURANTE EL PASEO: Cuando estemos paseando, está bien que en algún momento, nos sentemos con el perro y le dejemos un tiempo para él, con esto en cierta medida aprenden a gestionar su entorno y buscar alternativas para hacer mientras estamos sentados, olfatearan, se revolcarán, jugaran con otros perros o incluso puede que se sienten o tumben a nuestro lado, tranquilamente.

En general, bajar la ansiedad en perros es un proceso largo, que con trabajo y paciencia lograremos nuestro objetivo. Por suerte existen pautas y técnicas que nos ayudan a ir bajando el nivel de estrés de nuestro perro. trabajando su equilibrio tanto físico como mental lograremos disfrutar de nuestro can al 100% 

¿Tu perro tiene ansiedad? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Facebooktwittermail

2 comentarios en “¿Qué hago si mi perro tiene ansiedad?

  • el octubre 22, 2019 a las 9:41 pm
    Permalink

    Lo de la llegada a cass es tal cual lo contáis…se pone histerico..a partir de mañana lo pongo en práctica! Q buenos consejos y fáciles de hacer con mi peludo! Gracias tuperrohoy!!!

    Respuesta
    • el octubre 23, 2019 a las 7:37 pm
      Permalink

      Buenas Lola! Muchas gracias por leernos y nos alegramos que nuestros consejos te puedan servir. Un saludo!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies, haces clic en "Aceptar" o sigues navegando estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar