Displasia de cadera en perros: Síntomas y tratamiento

Facebooktwittermail

Displasia de cadera en perros: Síntomas y tratamiento

displasia en perros

 La displasia de cadera en perros es un enfermedad que se produce de la forma que también se produce en los humanos, el fémur no encaja correctamente en la cavidad de la cadera llamada acetabulo y queda desplazado produciendo tal deformación.
Es un proceso degenerativo de la articulación que va provocando dolor y cojera a nuestro perro y que puede acabar en incapacitarlo, asi que es muy recomendable que al mejor sintoma que veamos acudamos al veterinario para que nos lleve la enfermedad.

Según la según la FOA (Fundación Ortopédica para los Animales) la displasia ataca al 20% de perros de tallas grandes, aunque puede estar presente en perros de cualquier tamaño.

Es hereditaria y principalmente se desarrolla en la etapa de crecimiento cuando son cachorros, hay que esperar hasta los 3-4 meses para poder hacerle una prueba y que los resultados sean fiables.

¿Cómo detectar la displasia de cadera en perros?

Los síntomas para cada perro pueden ser diferentes y en mayor o menor grado, pero los mas comunes y visible son:

Síntomas en cachorros:

  • Está mucho tiempo sentado.
  • Es menos activo que los demás cachorros.
  • Debilidad en las patas traseras.
  • Se queja si juega bruscamente.
  • Al andar, junta mucho las patas traseras, llegando incluso a cruzarlas.
  • No quiere subir escaleras.

Síntomas adultos:

  • Signos de dolor.
  • Cojera.
  • Al correr balancea mucho la cadera
  • Dolor al levantarse.
  • Junta mucho las pata traseras cuando esta parado.

Tratamiento de la displasia de cadera

La displasia de cadera en perros por desgracia es una enfermedad que no tiene cura, sin embargo existen tratamientos para poder mejorar su calidad de vida diferenciados entre quirúrgicos y no quirúrgicos.

  • El tratamiento quirúrgico se practica cuando se diagnostica la enfermedad pronto y no esta muy avanzada, y sobre todo, cuando el perro es joven y tiene una buena salud ya que es una operación complicada.
  • El tratamiento no quirúrgico se suele recomendar cuando es un caso de displasia leve o en los casos que no se pueda operar. Consiste en suministrar antinflamatorios, condroprotectores y analgésicos ademas de prohibición de ciertos ejercicios y en control de la dieta para que el aumento de peso no pueda acelerar la displasia de cadera.
    Este tratamiento solo ralentiza la enfermedad, en ningún caso la cura completamente.

Razas predispuestas a esta enfermedad

Como hemos comentado antes, todas las razas de perro pueden tener displasia de cadera, pero hay algunas que son especialmente propensas a sufrir esta enfermedad, estas son algunas de ellas:

  • Pastor alemán.
  • Pastor Belga Malinoise.
  • San Bernardo.
  • Gran Danés.
  • Mastín.
  • Bulldog Francés y el Inglés.
  • Rottweiler.
  • Retrievers (labradores y goldens).

¿Tiene tu perro displasia?¿Algún consejo que pueda a ayudar a los demás para su tratamiento? Cuéntanos tu experiencia con esta lamentable enfermedad.

Facebooktwittermail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies, haces clic en "Aceptar" o sigues navegando estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar